Responder Tema
Resultados 1 al 4 de 4

Tema: Día de Escribir a Mano

  1. #1
    Community Manager Avatar de BB_Sious
    Fecha de Ingreso
    21 mar, 17
    Mensajes
    898
    Mundo
    Tierras Salvajes

    Día de Escribir a Mano

    Dear calligrapher,

    Today it's not common anymore to send a hand-written letter; writing by hand is seen as an elegant activity of the past. Today it’s Handwriting Day and it does not only ask you to put your pen to the paper, but also to share some of your special achievements throughout the years.


    • When was the last time you actually wrote a letter by hand?
    • Do you write down notes about tactic maps by hand or on a virtual notepad on your PC?
    • Did you create a made-up alphabet for your settlers or did you ever think about creating your very own "letters" for your island?

    If you create something special and outstanding using the art of letters, share your experiences with the Community!

    Happy writing,
    BB_Sious
    Si necesitas asistencia, por favor, ponte en contacto con soporte al cliente. De igual forma, no dudes en contactarme; pero, envía tu mensaje en inglés por favor.

  2. #2
    Avatar de xenvi
    Fecha de Ingreso
    29 jun, 13
    Ubicación
    en cualquier parte llamado mundo
    Mensajes
    45
    Mundo
    Tierras Salvajes
    LA COLONIZACIÓN DE PASCUAL

    El día estaba soleado, la temperatura era agradable y corría una ligera brisa que mecía los árboles. En todas partes se podían ver ciervos pastar a sus anchas. Los peces chapoteaban en las aguas. La hierba estaba impoluta, nadie la había pisado. Un hombre rollizo se acercaba a la orilla de la isla. El batir de las olas y la falta de destreza hacían peligrar la estabilidad de la barca.
    — Ya falta poco para llegar… a la orilla… espero que los habitantes sean amigables. — La barca se mecía peligrosamente a derecha e izquierda.
    —Ey, cuidado Pascual que te viertes. — Se decía a sí mismo el diminuto navegante.
    Una fuerte ráfaga de viento se levantó de pronto haciendo oscilar la barca estrepitosamente. Nuestro entrañable hombrecillo comenzó a hacer aspavientos con los brazos en todas direcciones, como un juguete infantil. De pronto se oyó un chapoteo y Pascual fue a parar al agua. Se levantó azorado mirando a su alrededor.
    — ¡Uf! Menos mal que no me ha visto nadie, por suerte estoy en la orilla, no sé nadar.
    En su afán por mantenerse de pie había olvidado la barca que se alejaba rápidamente de la orilla. Parecía que el pequeño personaje no tendría más remedio que permanecer una larga temporada en la isla. Se sentó en la fresca hierba a tomar aire unos minutos, había tenido que hacer un gran esfuerzo para llegar a su destino.
    — No… es… lo que… esperaba. — Decía Pascual sin aliento. — Debería secarme un poco antes de que caiga la noche, es posible que refresque.
    Un gruñido se oyó de pronto, Pascual bajo la vista mirando hacia su estómago, tenía hambre. Estaba claro que debía saciar su hambre cuanto antes. A la noche se haría más difícil conseguir alimento con la falta de luz. Por un instante vio pasar por delante de él un ciervo. Se acercó lo más sigilosamente que pudo intentando no hacer ruido. Pero Pascual, que no se caracterizaba precisamente por su destreza, tropezó con una rama rota y fue a parar contra un arbusto. El traspié provoco un gran chasquido, lo que dio al traste con su intento de cacería. Peleaba con brazos y piernas por librarse de su inerte captor. Pero el inanimado ser había sacado su peores armas, sus espinas. Se le habían clavado por todas partes creándole múltiples heridas. Cuando por fin consiguió librarse del fortuito ataque, salió herido no solo físicamente, sino que su orgullo también lo estaba. Entre quejidos y lamentos decidió que la caza del ciervo no era lo suyo e intentaría subsistir con el arte de la pesca. Allí no había arbustos que entorpecieran su camino. Confuso y con la mirada perdida, estudiaba sus posibilidades.
    — No puede ser difícil conseguir un par de peces para cenar… solo necesito una caña… claro que no tengo ninguna… puedo hacer una red con lianas… vaya, es que papa no me enseñó a tejer… tiene que haber alguna forma de coger a esos escurridizos pescados.
    Una sonrisa asomó a sus labios. Su cara se iluminó como si hubiese encontrado un banquete digno del mismísimo rey. Comenzó a pasear nervioso por toda la isla buscando algo ¿Qué buscaría nuestro amigo? Se dirigió a paso rápido, tropezando con sus propios pies, al magullado arbusto con el que se había batido en duelo anteriormente.
    —Bueno, ésta parte ya la hemos vivido antes. — Dijo Pascual al ya maltrecho arbusto. — Será mejor y menos doloroso para ti si colaboras conmigo. Veras, solo necesito una pequeña rama. Entiéndelo, tú tienes muchas, y yo tengo hambre.
    Enzarzándose en una nueva pelea con su recién adquirido enemigo, comenzó a tirar con todas sus fuerzas de una rama. Ponía todo su empeño en conseguirlo. En un par de ocasiones, volvió a caer al suelo y reanudar nuevamente la pospuesta pelea inicial con el arbusto. Arrugando el ceño se levantó con decisión y tomó la lastimada rama con ambas manos. Tiró con todas sus fuerzas hasta que el sudor empezó a correr por su frente. Paró unos minutos para tomar aire mirando desafiante al arbusto.
    — ¡Me darás la rama si o si!
    Comenzó a tirar con todas sus fuerzas de la rama. En un impulso final, sujetó la rama con todas sus fuerzas peleándose por ganar la dura batalla hasta que, finalmente, fue a dar con sus huesos y sus redondas carnes en el duro suelo. Pascual miró el arbusto enfadado. Levantó una mano amenazadora.
    — Yo digo que, por mi barca, tú me darás una de tus ramas. — dijo señalando el arbusto.
    De pronto cayó en la cuenta de que una de sus manos sostenía una rama. Un tanto maltrecha, pero una rama al fin y al cabo.
    — ¡Ja! ¡Lo sabía! Sabía que te ganaría— dijo triunfal.
    Se levantó del suelo con dificultad pero sin soltar su preciado trofeo y, entre gritos y júbilos de alegría, se dirigió al agua para intentar capturar algunos peces para subsistir al menos esa noche. Comenzó a adentrarse en el agua a paso rápido. Había adquirido de pronto una agilidad muy poco usual en él.
    — ¡Ah, ah, ah! Pica. — se había olvidado de sus muchas y recién adquiridas heridas de guerra. El agua salada no le facilitaba la labor. Tendría que esforzarse, y mucho, para conseguir la inmovilidad total que necesitaba para pescar su cena. Se acercó sigiloso a un pequeño banco de peces que avistó y, levantando el palo, comenzó a dar golpes a derecha e izquierda con intención de cazar algo. Agotado, cesó su apaleamiento. No había conseguido ningún pescado, tan sólo había logrado maltratarse aún más, si cabe, a sí mismo. En uno de sus intentos fallidos se había golpeado en la cabeza. Pascual salió del agua cabizbajo y dolorido. Cogió unas cuantas hojas de un árbol cercano y unas finas raicillas y se tapó con sumo cuidado las numerosas heridas de su cara, cabeza, brazos y piernas.
    Pascual levantó del suelo trabajosamente su lastimado cuerpo y su herido orgullo. A pasos cortos se dirigió a un arbusto cercano como un niño pillado en una travesura. Desanimado y con lágrimas en los ojos, acercó su regordeta mano al arbusto. Agarró una azulada baya y se la llevo a la boca hipando. Así terminó Pascual su primera aventura en la isla, comiendo bayas de un desconocido arbusto.


    TIENE CONTINUACION
    para el mundo eres alguien, pero para alguien eres el mundo.

  3. #3
    Avatar de xenvi
    Fecha de Ingreso
    29 jun, 13
    Ubicación
    en cualquier parte llamado mundo
    Mensajes
    45
    Mundo
    Tierras Salvajes
    Querida yo adolescente:
    ¿Cómo va ese pavo? Soy tú, osea yo; Me explico, soy tu yo del futuro. Ya sabes, tú eres yo y yo soy tú. No te estoy vacilando, es verdad. Sobre todo no te ralles con esto, simplemente olvida esa parte como haces con casi todo. No importa cuántos años tenga en mi presente, lo único que debes saber es que a la edad de veinticinco años te plantarás y no cumplirás más. No te asustes, no vas a morir a esa edad. Todos tus cumpleaños, cuando te pregunten cuantos cumples, dirás que cumples veinticinco. Te escribo para darte unos consejillos sin importancia que simplificarán tu vida. Sigue siendo rebelde, tú en tu línea. En un futuro seguirás siéndolo pero de forma inconsciente. Deja esas amistades que tienes, admítelo te hacen la vida imposible, tú puedes conocer gente nueva. Cree en ti misma, no te dejes manipular, bueno eso ya lo haces bien. Sigue así con ese tema. Estudia, no hagas el vago que en el futuro te arrepentirás. Como eres un poco indecisa te voy a dar una pista sobre lo que realmente te gustará en el futuro. Olvídate de la peluquería, paleontología, arqueología, farmacia, óptica, informática y demás. Lo que más te va a gustar es técnico superior en interpretación de la lengua de signos, también te gustará administrativo. Elige una de dos esas carreras y deja de hacer el tonto. En cuanto a chicos, olvídate de todos sólo te encontrarás con cabrones. No vayas por ahí buscando el príncipe azul, todos te saldrán rana. Tampoco creas en cuentos de hadas, esos sólo están en tu cabeza. No busques tu media naranja, chupa limones. Olvídate de casarte, no te vas a casar, de hecho hoy en tu futuro eso estará sobrevalorado. ¿Por qué está sobrevalorado? Porque lo digo yo y punto, mejor soltera. Deja volar tu imaginación y escribe un libro, quien sabe si nos hacemos famosas. De sobra sabemos que tenemos demasiada imaginación. Un día descubrirás que te gusta escribir. Además tu hermana cree en tí, piensa que algún día publicarás un libro, no la decepciones.

    P. D.: si compras lotería, procura que termine en 513, siempre te tocará. Aunque sea un pellizco.


    p.d.: PUEDO SEGUIR PUBLICANDO COSAS A VOLUNTAD MI CABEZA NO QUIERE QUE PARE DE HACERLO.
    para el mundo eres alguien, pero para alguien eres el mundo.

  4. #4

    Fecha de Ingreso
    21 sep, 17
    Mensajes
    24
    Mundo
    Tierras Salvajes
    ¿ Por qué escribo?
    Porque al sentir la tinta plasmada sobre el papel,
    es como sentir la sangre que corre por mis venas.
    Es como sentirme viva, como si la sangre se regenera.
    Como oxigeno para mis células. Es mi vida. Mi vida eterna,
    pues, durará más allá de donde yo quisiera.
    Me deshago con ella, me siento libre, me recreo en ella.
    Es como un dulce veneno, pues mientras escribo muero y así
    permanezco. Resucito, me elevo. Nazco de nuevo.
    Las palabras brotan de mi como eslabones de una cadena.
    Una cadena que suelto y aprieto, que rompo y sueldo.
    Es un placer, un placer inmenso, que a veces comparto, que a veces silencio.
    Es furia contenida, amor en lo más puro y amplio de la palabra.
    Es regocijo, es alegría. Me suelto, grito. Me contengo, me desinhibo.
    Es como calor que te arropa en las noches de invierno.
    Como suave y fresca brisa que refresca mis sentidos
    durante la temporada del estío.Como luz cegadora que me alumbra.
    Como sombra que me acuna.
    Como soy yo, como me muestro, como me ven, como me veo.
    Libre correr de palabras que se amontonan en mi mente que como torbellino
    se deslizan hasta mi mano, que mi pluma en silencio va plasmando
    y escribo. Es el contraste en sí del silencio y el grito por salir.

Responder Tema

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia, personalizar y analizar su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si sigue navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener mas información consulte la Politica de cookies.